Palenque



Situado en plena selva, Palenque hace las delicias de los viajeros que buscan un lugar único. Cultura y naturaleza se unen de la mano en un lugar milenario, centro de la cultura maya.

HISTORIA

ruinas
Palenque, rodeado de selva

Sus primeros pobladores datan de alrededor del siglo 100 a.c, que llamaron a este lugar B'aakal (Hueso). El nombre actual es de origen español, fruto de la colonización. La ciudad alcanzó importancia gracias a Pakal, que reinó de 615 a 683. Durante su reinado se construyeron numerosas plazas y templos, cuyas ruinas se conservan en la actualidad, ofreciendo un paisaje realmente mágico inmerso en plena selva. En muchas de las ruinas se puede observar, todavía, restos de pintura en la que se representa a Pakal, mediante jeroglíf cos de soles y escudos.

En el 900 Palenque fue abandonada y al estar ubicada en una zona de fuertes lluvias, permaneció escondida bajo la maleza. La ciudad permaneció oculta al mundo occidental hasta 1746, cuando unos cazadores mayas rebelaron la existencia de este asentamiento a un sacerdote español. Finalmente, un siglo después, Palenque fue estudiado por un arqueólogo estadounidense.

VISITA

Vistiar este asentamiento maya cuesta alrededor de cuatro dólares y el horario es de 8.00 a 17.00.

ruinas mayas

Pese a que son muchos los turistas que visitan la zona cada año, el lugar no da la sensación de punto exclusivamente turístico y conserva plenamente su esencia. Palenque está formado por más de 500 edificios. Sus ruinas se conservan en muy buen estado y cuando paseamos podemos todavía observar la pintura roja en la que estaban adornados. Este poblado maya ocupa una extensión de más de 15 km2 y al estar rodeado de selva, algunas veces se pueden observar tucanes y se suele escuchar a los monos.

Alrededor de las ruinas se instala, diariamente, un mercadillo donde los indígenas venden su artesanía. Conviene regatear si no queremos pagar más por lo que compramos...

[fbcomments]