Comunidades zapatistas



En 1994, una guerrilla de izquierdas desconocida  hasta el momento, ocupó la ciudad de San Cristobal de Las Casas: el EZN (Ejercito Zapatista de Liberación Nacional). Su objetivo: depojar la oligarquía de la tierra y gestionar los recursos que ésta genera, así como reivindicar los derechos de los pueblos indígenas méxicanos.

El ejército desalojó a los zapatistas pero muchos se refugiaron en la selva Lacandona, desde donde lanzaron sus ideas, marcadas por un fuerte sentimiento antiglobalizador. Su carismático líder es el subcomandante Marcos, del que todavía no se sabe su identidad real.

cartel de bienvenida a una comunidad zapatista
Cartel de bienvenida a una comunidad zapatista

En teoría zapatistas  y gubernamentales llegaron a un acuerdo sobre los derechos de los pueblos indígena en San Andrés. Pero el gobierno jamás lo ratificó y Entre 1997 y 1998, Chiapas vivió una época de tensión, siendo la masacre de Acteal el enfrentamiento más sanginario de todos, donde paramilitares del PRI mataron a 45 indígenas. En la zona, todavía se respira tensión.

Actualmente, en algunas zonas recónditas, encontramos comunidades zapatistas, como la de Oventik. Se trata de un verdadero pueblo donde conviven los indígenas. Aquí hay tiendas, campos para cultivar y también una escuela.

Normalmente son una comunidad cerrada, donde dificilmente pueden acceder los turistas. Sin embargo, y dependiendo siempre del humor en el que se encuentren ese día, algunas veces aceptan visitas. Para entrar, mejor con alguien que conozca la zona (en San Cristobal existen algunos guías que, lejos de presentarlo como una visita turística, te ofrecen la posibilidad de ir hasta la comunidad y probar suerte). Normalmente debes llevar pasaporte o algún tipo de documentación ya que si no, aunque los pilles de buen humor, te quedarás fuera.Y no te asustes cuando veas que todos, absolutamente todos, andan con pañuelos en la cara o con

mural zapatista
Detalle de un mural zapatista

pasamontañas. Están fuera de la Ley y deben proteger su identidad. Además se trata de un pueblo que mira mucho a las personas que quieren entrar y que vigilan mucho lo que dicen. Porque eso sí, una vez dentro, te explicarán los motivos por los que luchan y viven en la comunidad. Eso sí, casi no saben hablar español ya que hablan lenguas indígenas, ininteligibles para nosotros.

Se trata de una excelente forma de conocer los problemas e inquietudes de esta cultura, marginada por el gobierno mexicano.

[fbcomments]